Estamos despertando

Estamos insertos dentro de un gran sistema económico que, en la mayoría de los casos, nos tiene prisioneros. Somos todos parte de una gran máquina generadora de recursos que generen riquezas lamentablemente, para unos pocos. La balanza está totalmente desajustada. Aún no hemos sabido cómo hacerlo, pero hacemos grandes esfuerzos: Los países negocian lo que consideran más adecuado, y la masa se manifiesta fuertemente de diversas maneras. Todos, en varios niveles, buscamos hacer ese ajuste de la balanza. Aportar con algo, obrar en algo, que nos restaure un poco el equilibrio, estemos consciente o inconscientemente participando.

En este empuje de recomposición, es que estamos despertando todos a lo que verdaderamente somos. Todos ansiamos recordar quién soy, para qué sirvo, y hacia dónde voy, porque hay una sensación de que se debe hacer algo. Algunos nacen y lo tienen clarito, viven vidas altamente idealistas, y consiguen finalmente sus objetivos, pero otros debemos pasar 20, 30, 40 años o más, trabajando arduamente para recordar, recomponer, ordenar y retornar a la verdadera esencia.

Y en esto de retornar a la verdadera esencia es que me llama la atención la cantidad de Sesiones de Tarot, en que el consultante viene hecho un nudo, porque siente, escucha, percibe, o ve cosas, que en el medio se consideran aún locuras, y sufren: No le cuentan a nadie lo que les pasa, porque todos también queremos ser aceptados y siempre pensamos que si confesamos nuestros verdaderos dones espirituales, nos van a cuestionar y no nos volverán a ver con ojos cuerdos.

Lo he mencionado tanto: Aún no está habilitado creer en lo invisible, falta todavía harto trabajo para que podamos ascender a ese nivel, por eso este trabajo es tan oculto y silencioso, de uno a uno, con reserva total hasta el olvido.

El consultante promedio generalmente duda de todas sus percepciones, y va por la vida negándose a sí mismo, poniendo resistencia racional a otras fuentes de conexión directa que existen solamente para añadir Luz al camino.

… light into the path …

Para eso estamos aquí y para eso tenemos las vidas que tenemos: La madera se pule con lija, pero las personas nos pulimos con personas. Se trata de poner nuestros dones al servicio de las personas.

Como herramienta, el Tarot te muestra la gráfica de tus propias habilidades y potencias a realizar. Te ordena el panorama tan clara y armoniosamente, que sirve como instrumento para el despertar.

Estamos en un período de tiempo tan intenso, que estamos todos despertando el mismo tiempo: Sanadores, Chamanes, Videntes, Mediums, Canalizadores, Médicos, Transmutadores, todos, ya estamos entendiendo que tenemos mucho trabajo por realizar.

Pero hemos pasado mucho tiempo ocultándonos, poniendo nuestros dones en reserva, alejados completa o medianamente de nuestro propio diseño original, tratando se ser como son los otros, para poder encajar en este lugar. Y así pasa el tiempo haciendo caso omiso a las señales.

Entonces, llega un momento en la vida de todos, en que las percepciones extrañas empiezan a pulsar y se hacen más intensas y evidentes. Es muy peligroso no pescar. Muy peligroso es hacer caso omiso de lo que ya sientes que eres, porque el alma siempre te va a empujar a sacar todo afuera y te a va a obligar al crear el escenario perfecto para que el aprendizaje suceda: Cuando la tensión es máxima viene el dolor, la ruptura de un algo a lo que me aferro, el alejamiento obligatorio y triste de personas que amamos pero que ya no nos ayudan a crecer en este plano y al irse de nuestras vidas en el fondo nos dicen que podemos seguir solos desde ahora. Puede venir la ruina, la miseria, o también vienen los accidentes, los porrazos, los esguinces, las fracturas. A través del dolor es que abrimos la consciencia, no hay aprendizaje sin dolor.

Todo el dolor que vemos, el que nos ocurre a nosotros, está ahí para que tomemos más fuerza, más coraje, más verdad, en pararnos firmes sobre la tierra y ser como realmente somos. Esta es la gran reparación: Volver a la esencia, vivir en la verdad. Creo que es la única manera de ajustar la gran balanza, porque todos tenemos un orden específico y una cierta habilidad para trabajar y aportar, como ocurre en el siguiente ejemplo: La historia que me contaron hoy por azar.

El señor que nos lava el auto, me contó hoy algo asombroso, justo después de haber estado acompañada un rato por los dos protagónicos de mi ejército celestial.

Me contó que el otro día llegó una mujer muy cabizbaja, se sentó en el mirador a fumar, se notaba triste. Él se acercó y para intentar animarla, comenzó a hablarle. Sin saberlo, se transformó en canal, conectó y bajó un montón de información sobre Moisés para esta mujer, ahí, en vivo y en directo. Cuando terminó de hablar, la mujer estaba feliz, muy contenta, le cambió por completo su energía: Era una mujer como nueva.

Ella ya se iba, cuando se devuelve a comentarle que había ido al mirador esa tarde porque estaba decidida a morir: Se quería tirar desde el mirador a la calle principal y terminar con su vida, ese día, y justo en ese momento, este hombre estaba allí, listo y dispuesto para hacer todo lo posible por sostenerla. Siguió su intuición por completo, le habló lo que sintió que le tenía que decir, y de este modo la sostuvo y la afirmó en el aquí y ahora, salvándole la vida.

Estaba asombrado y muy emocionado. Yo le expliqué un poco sobre cómo funcionan este tipo de habilidades, transformándome yo en canal para darle a él una respuesta, pues sentía su cerebro explotar con el evento que le había sucedido. Lo tranquilicé, y de inmediato él se hizo entonces canal para mí: Me dijo que investigara sobre la Rosa de Charol, que sería justo la respuesta que yo necesitaba hoy para continuar trabajando lo que me pide mi Guía.

Es maravilloso cómo es que funciona este flujo continuo de información espiritual. Cuando seamos muchos más quienes obremos sin miedo desde nuestra verdadera esencia, seremos mucho más poderosos que cualquier torcida planificación  que nos imponga el sistema en que habitamos. Juntos, podremos coincidir en pulsar la fuerza para hacer los ajustes necesarios y recuperar nuestro equilibrio vital.

Nuestra Tierra estará orgullosa de nosotros cuando llegue ese momento. Ahí sí, seremos verdaderos hijos de mamá y papá e iremos a descansar a nuestra casa.

¿Despertemos?

MCLB

3 Replies to “Estamos despertando”

  1. Gracias por Ser Canal de tanta Sabiduría y Amor… Por la Claridad y Profundidad del Mensaje… Por la Divinidad, Humanidad y Humildad en cada una de tus palabras.

    1. Gracias a ti también, Pili, pues si no me hubieras mostrado toda la Luz que vi en ti, seguro habría tardado mucho más tiempo en compartirlo abiertamente con otros.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.