Caballito Blanco

Esta información me ha llegado en sueños. O en verdad, justo en el momento en que estoy por entrar al sueño definitivo, cuando mi guía me dice fuerte y claro: “Escucha ésto” … y se pone a cantar el Caballito Blanco con una dulzura infinita:

Caballito blanco
llévame de aquí
llévame a mi pueblo
donde yo nací
Tengo tengo tengo
tú no tienes nada
tengo tres ovejas
en una cabaña
Una me da leche
otra me da lana
otra mantequilla
para la semana

Me la cantó hasta ahí. Yo le digo que esto sigue, que es más larga que esto, y me dice: “Hasta aquí”. Luego me la explicó línea por línea:

El primer párrafo habla del mundo celeste:

Caballito blanco … El caballo simboliza el alma humana. Es lo que llamamos alma, guía espiritual, ángel de la guarda, o como cada quien quiera llamarle. Es la fuerza que te contiene, que te impulsa en tu viaje, y es blanco porque es parte de la fuente original, esa luz divina perfecta y pura que ha creado todo lo existente en el Universo y que te protege.
llévame de aquí … Esta frase tiene que ver con un deseo muy profundo de todos: Todos nosotros, en algún muy profundo nivel, ansiamos salir de este planeta tierra donde ocurren tantas calamidades. Es un deseo psíquico colectivo del que todos formamos parte, lo reconozcamos o no, y además, es la primera tendencia instintiva: arrancar en sentido contrario cuando las cosas van mal.
llévame a mi pueblo … Este deseo de irnos tiene como objetivo volver a la casa del Padre, a la Fuente original, y retornar nuestra chispa de Luz al gran foco principal, a la conciencia del Todo. Esto habla de la desconexión espiritual que todos sentimos cuando llegamos a encarnar en la tierra.
donde yo nací … Todos hemos nacido de esa fuente original, todos somos parte de esa Luz, y ansiamos retornar a ese lugar al que sí sabemos que pertenecemos, pero que no recordamos. Todos tenemos el mismo origen, ese lugar en el que todos somos hermanos.

El segundo párrafo habla del mundo terrestre:

Tengo tengo tengo … Este es un código terrestre muy inserto en este planeta. Acá sabemos que hay que tener muchas cosas para hacer valer nuestra identidad como seres humanos. Nos pasamos la vida entera corriendo, juntando dinero, accesorios, bienes, posesiones, porque aquí el código que opera es el código del deseo y la posesión: Tener por tener, para ser quien soy.
tú no tienes nada … El caballo, el alma, el guía, o el ángel de la guarda, no tiene nada de lo que nosotros creemos valioso acá en la tierra. Este caballo no necesita de nada porque está en contacto directo con el todo, es el alma humana invisible, y opera sus funciones en el plano psíquico espiritual muy alejado de la materia. El alma no tiene nada, pero lo contiene todo; es parte de la sabiduría universal.
tengo tres ovejas … Esto se refiere a las tres llamas espirituales en una: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Son tres fuerzas que operan juntas. La oveja representa la paz espiritual que todos tenemos dentro pues esa paz proviene del amor infinito que todo lo sostiene. Tiene que ver con la ingenuidad, el rebaño y la docilidad para seguir al amo. En el fondo, lo que nos están diciendo en que la paz que tanto buscas ya está dentro de ti, multiplicada por tres, y que esa paz se obtiene cuando sigues a Dios, al creador, al universo, al gran padre central.
en una cabaña … La cabaña es el cuerpo físico, el templo y la sede terrestre del alma. Debemos cuidar nuestra cabaña al máximo, pues sin ella, no tenemos oportunidad de evolucionar en esta tierra. Es el hábitat en que encarnamos, y donde se encuentra todo lo que hemos venido a aprender y desarrollar en esta tierra.

El tercer párrafo habla de cómo combinar el mundo celeste con el mundo terrestre:

Una me da leche … La leche es el primer alimento de un bebé recién encarnando en este mundo. La leche es el flujo de ese contacto directo con Dios, que recorre los senos de la madre dadora de vida, para que este nuevo ser pueda expandirse y vivenciar la tierra. Símbolo de energía espiritual e inmortalidad. Esto es para explicar que una parte de la paz inmortal que buscas, la obtienes a través del alimento espiritual.
otra me da lana … La lana representa el abrigo, el cobijo, el calor, el bienestar corporal. Esto se refiere a que parte de esa paz que todos buscamos la encontramos en sentirnos cobijados por la fuente original. Entender que por ser hijo de Dios, estás totalmente cubierto, templado, y cobijado por esta Luz divina.
otra mantequilla … La mantequilla es el aceite que todo lo suaviza, que permite que los alimentos no se peguen en el sartén, y que integra alimentos aparentemente opuestos para crear un sabor mayor. Todo es suave y fluido cuando estás en el camino espiritual siguiendo el viaje de tu alma. Representa la palabra de Dios.
para la semana … En tu día a día, en tu orden, en tu planificación, en tu estructura. Si puedes aceptar estas tres ovejas en tu vida cotidiana, y dejar que sea tu alma quien te guíe en el camino, entonces ya estarás volviendo al lugar al que perteneces, te pondrás en la corriente de la magia que el Universo tiene preparada para ti, y tu vida irá elevándote cada vez más, a nuevos niveles de conciencia.

Dice: “No podemos explicarle todo esto a un niño, por eso alguien canalizó antes esta canción, y la hemos cantado por muchas décadas, pero a los adultos después se les olvida, la dejan de cantar cuando sus hijos crecen y se alejan de sus propios caminos espirituales creando desorden y confusión en sus vidas. Escríbelo, para que ayudes a los adultos a mantenerla en la conciencia, y para que las madres que están a cargo de los bebés que están llegando a la tierra, la puedan cantar con todo sentido”.

MCLB

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.