Cuarentena

Detente, deja todo lo que has estado haciendo, y reflexiona.

Estás exactamente donde debes estar, con quienes debes estar, y te aseguro que la situación en la que “caíste” es la perfecta que debes trabajar.

Si caíste en cuarentena y te toca estar solo: Felicidades, honor y gloria, porque de eso se trata: El viaje es individual y hacia adentro, no hacia afuera. Sólo hay que atravesar ese miedo a la soledad que nos ha sido programado.

Si estás a cargo de tus hijos, genial: Esta es una tremenda oportunidad para formarles también su espíritu o su mundo interior. Ocúpate, y que ya no sea solamente el iphone, la consola, la pantalla, el internet; que sea la vida tal cual como es desde su esencia más simple: La comunión. Pero por favor no seas tan estúpidamente cruel y que no te escuchen decir que “estamos jodidos”, que “el mundo es una mierda”, que “no hay esperanza de nada”, o aún peor: “que no somos ni valemos nada”. Eso no se dice ni se hace jamás frente a un niño. A un niño jamás se le debe quitar la esperanza de vivir y la promesa de ser feliz. Concéntrate en el rol formativo que estás ejerciendo más allá de tus creencias pesimistas sobre la existencia, que después los chicos internalizan tus palabras y empiezan a sentir deseos de morir, fabrican fuertes depresiones y muchos logran su cometido. Tú después como padre o madre, lloras, y no entiendes que grabaste a fuego la desesperanza en sus corazones. Se muy cuidadoso, por favor no lo hagas: Respeta y honra su inocencia.

Si estás con pareja y son una pareja rectificada, aprovechen de fortalecerse, construir felicidad y educar a otros en lograrla. Y si estás en pareja y no han obrado en rectitud, por favor aprovechen ahora mismo de empezar a develar todos los secretos, todos lo engaños, todas las mentiras y todas las traiciones, y trabajen juntos el perdón. Ojalá realicen la restauración familiar que este sistema nos ha arrebatado insertando la separación, la división, el enfrentamiento de género, la destrucción de la familia y todas sus variantes. Vuelvan, vuelvan al punto en que se enamoraron y hagan el viaje de nuevo, podemos resetear el tiempo, este es momento para ello, pero hay que limpiar fuertemente los retorcidos corazones.

Si te toca cuidar de tus padres o tus abuelos por favor alegra sus espíritus, sácalos de las noticias y cuéntales chistes y muchos chistes, hazlos reír, para que recuerden este tránsito como un dolor de guata de tanto reírnos de puras leseras. Haz que puedan hablar de sus historias, sus experiencias, sus recuerdos, sus vidas. Pregúntales cosas que les ayuden a sentirse útiles por todo lo que han aprendido de modo que ahora puedan nutrir a otros con sus experiencias. Ellos son la matriz, y lo nuevo no necesariamente es lo más óptimo. Es todo al revés de como el sistema te ha hecho creer: Los viejos sí sirven, sí son en extremo necesarios, y sí tienen mucho que aportar. No son un gasto fastidioso para el gobierno, son fuentes de sabiduría y experiencia que debemos volver a valorar. Para eso es este momento y puede que de verdad no volvamos a tener otro tiempo para realmente aprender a integrar esto.

En fin, deja todo, abandona todo, disuelve el ego: Deja atrás tu antigua identidad, pronto serás una nueva persona. Si no cambias con esto, es que entonces ya no queda alma, la desconectaste, y no pasa nada, seguirás igual y ni cuenta te darás. Pero si la tienes, si no la has desconectado, entonces volverás a salir de esto como un ser renovado, fresco y nuevo. Como un nuevo ser humano.

Limpia cuerpo, mente, alma.

Reconecta.

Escúchate.

Deja el exterior y ve hacia adentro.

Regala la tele: Desenchúfala y déjala en la vereda, ahora mismo, esta noche. Y mañana llamas a la empresa del cable para cancelar el servicio. O mejor y más placentero: Agarra un martillo y descarga sobre el aparato todos tus miedos, tu ira, tu rabia y conviértela en pedazos. Junta a toda la familia y rómpanla entre todos gritando: ¡Libertad! Ese aparato nos ha separado: Te ha estado programando desde hace décadas para desconfiar de los seres humanos, creer que somos lo peor y que el mundo está tan mal sólo por culpa nuestra. Ese aparato te ha quitado la ilusión, la magia, te ha mantenido somnoliento, entretenido y dormido, mientras evades lo que verdaderamente está pasando con nuestro mundo allá afuera. No lo olvides, ese programa mental contra nosotros mismos viene directamente de la televisión y mientras más veas la desgracia que habita en ella, más de eso tendrás en la realidad concreta y tangible de tu mundo. ¿Quieres alejarte de toda desgracia? ¡Rómpela! ¡Regálala! Y nunca más vuelvas a adquirir y a exponerte a una. No tienes que decírselo a nadie, que nadie te vea, secreto a la tumba, sé libre …

Y luego guarda silencio … mucho, mucho silencio … silencio … ¿Sientes el pulso?

Ahí está, adentro. Es la fuerza electromagnética de la vida, pulsando, al unísono con toda la dimensión y con todos los otros corazones humanos y sintientes.

Cuando lo tengas, permanece tranquilo: No creas que debes correr a hacer algo por salvar el mundo porque ya tenemos héroes, lo están haciendo extremadamente bien y curiosamente son los oficios menos cotizados: Enfermeros, personal de aseo, guardias de seguridad, transportistas, camioneros … y así, nos cambió la perspectiva. Pero no te estreses pensando que “debes” estar a toda prisa en esa super meditación portal mundial hipermasiva programada para salvar la tierra y enviar amor al mundo, porque el mundo siempre ha vibrado en amor, nuestra madre tierra ya es creación de amor puro y pleno, y sabe perfectamente lo que tiene que hacer para salvarse sola y llevarnos a todos sus hijos sobre ella. No nos necesita a nosotros para que la salvemos: Una madre verdadera no cría a sus hijos pensando en una inversión para que la salven o la rescaten a futuro. Eso no es amor, es manipulación, y la tierra no obra así. Sus intenciones son desde el más puro amor incondicional que a nosotros nos cuesta tanto activar por estar llenos de ego. Nuestra tierra, como verdadera madre que es, te acunará en su regazo y te llevará sereno en su viaje de transición que ya inició. Y mientras este gran viaje se acelera, ella te cantará la más dulce canción de cuna esperando que descanses y tengas un viaje muy tranquilo y placentero sin esperar absolutamente nada de ti, más que estés vivo, pulsando con ella, respirando, y que seas muy feliz. Eso es lo que sí necesita la tierra, tu madre: Que hagas tu viaje interior, que vayas a esa conexión interna tan sutil y profunda, y desde ahí te comuniques con ella, en sincera alegría.

Escucha. Te dirá cosas como las siguientes:

No te laves nunca más los dientes con pastas que tengan flúor, nunca más, a partir de hoy, ahora mismo. Ya tenemos suficiente con la manipulación química y venenosa de nuestras aguas.

Recicla lo más que puedas, se muy consciente de tu basura y de tus compras.

Toma contacto con la Naturaleza, y si ahora no puedes salir, contacta con una de tus plantas o con tu mascota, pero ve hacia lo vivo.

Cuida tu alimentación, prefiere frutas y verduras.

Toma mucha agua pura y deja todos los químicos.

Disuelve tus vicios, límpiate, abandona los apegos nefastos que tenías.

Este es el momento.

Y no temas, no te angusties, no sufras este proceso, no busques explicaciones racionales para algo que está mucho más allá de nuestro entendimiento. Solo vive en el presente, cuídate, alégrate, cuida a otros y ve a buscar tu verdadera libertad en período de confinamiento: Esa libertad que solamente encuentras en la cámara secreta de tu corazón.

No existe otra ruta y éste es el mejor momento …

Suéltate, y déjate absorver por este cambio que el viaje ya empezó.

Crearemos
Crearemos una nueva realidad, más amorosa, más lumínica, más saludable. Pronto, muy pronto, esto ya pasará, y lo recordaremos como el mayor reset de nuestra historia.

Despertar del colectivo

Se ha movilizado tanta pero tanta, tanta ENERGÍA, que ahora sí va a empezar a brotar hacia la superficie de todos nosotros el despertar de nuestras HABILIDADES PSÍQUICAS que nos corresponden a todos por Derecho de Nacimiento.

Ya la tierra nos ha ido despertando poco a poco, poco a poco, y me ha tocado recibir y educar a muchísimas personas a quienes ya se les ha activado la Mediumnidad, la Clarividencia, la Premonición y tantas otras “cosas raras de brujos” porque nadie les ha enseñado que sí es normal, que eso es lo que todos somos, y que no, no es locura, hay que saber llevarlo bien.

Ahora, después de este nuevo país que hemos forjado en nuestros corazones, los chilenos, al haber descargado ya gran parte de nuestra Sombra, vamos a empezar a tener ahora un retorno energético de Luz y se van a activar en masa, nuestros dones ocultos.

Pronto tendremos miles de Médiums más, miles de personas con habilidades psíquicas más despiertas, y empezaremos a habilitar esto como algo más natural. Así que tú tranqui si ves cosas, si sientes cosas, si percibes cosas, si sueñas cosas, si dices cosas y luego ocurren a la brevedad. Así funciona la energía y eso es lo que somos. Siempre hemos sido así pero un día lo olvidamos, porque estas herramientas traen mucha responsabilidad: Son para ayudar al colectivo en el que estamos a liberar el dolor, la culpa, los miedos, las catástrofes, la muerte, y eso asusta demasiado.

Es duro, hay que saberlo llevar y entrenar, para abrirlo al máximo sin que tu propia energía se vea afectada y puedas gozar de buena salud viviendo tus habilidades psíquicas en total plenitud y gozo.

Aquí estoy, como muchos otros colegas que ya hemos iniciado el camino, para enseñarte cómo hacerlo. Sí se puede, y serás un ser pleno cuando puedas estar haciéndote cargo de ello con total dignidad.

Okuka santí

Ayudar a Morir

Supongo que de alguna forma siempre lo supe, pero lo había olvidado. Es más, tengo memorias de muy niña pensando esta misma frase en varias oportunidades, como intuyendo el propósito pero dejándolo pasar de inmediato sin herramientas aún para habilitar la misión que Dios susurraba en mi corazón.

Hoy sé cómo hacerlo. Y no sólo sé cómo hacerlo, sino que más importante aún: Sí quiero hacerlo, porque he abierto mi corazón a otros niveles de consciencia, y todo el entrenamiento espiritual intensivo al que he dedicado mi energía me ha permitido trascender el miedo a la Muerte.

La memoria abierta de mis otras vidas ha logrado mostrarme el hilo conductor de los procesos del viaje de mi alma, como nueva y refrescante Luz para este planeta.

Entiendo que no será un camino fácil, pero nada en mi vida ha sido fácil. Puedo hacerlo.

Entiendo que hoy mismo no puedo ver cómo lo iré concretando, pero sé que una vez intencionado el viaje, seré guiada a cumplir el sueño y mi agudo intelecto tomará el mando: Puedo hacerlo.

Entiendo que no trabajaré solamente con seres humanos desahuciados, sino que tendré que trabajar con la familia entera. Pero ya he trabajado varias veces restaurando familias, y ha sido maravilloso: Sí puedo hacerlo.

Entiendo que muchas veces haré todo mi trabajo encausado en la despedida y no siempre será efectivo, sino que ocurrirán milagros: La persona sanará y la Muerte no protagonizará todas las veladas. Pero ya he estado realizado sanaciones: Claro que puedo hacerlo.

Entiendo que el proceso de morir genera los máximos dolores. Pero ya he sobrevivido a muchos y mi corazón está más firme que nunca: Absolutamente, sí puedo hacerlo.

Entiendo que jamás he trabajado sola, sino que Dios asiste todo mi trabajo y que el amado Maestro Jesús está presente en todas mis canalizaciones: Por supuesto que podemos hacerlo.

Hoy digo sí a la Vida.

Digo sí a la Muerte.

Digo sí al trabajo que Dios me ordena realizar.

Digo sí a este otro propósito más de mi apasionada niña interna.

Digo sí a la Luz, su tránsito, y a toda su inmensidad.

Namasté

Asistencia, bendición y guía espiritual para el tránsito hacia el otro mundo.

Reconstrucción del Amor Propio

Me han conmovido muchísimas historias que hemos trabajado en sesión, y veo como causa común, sobretodo en el dolor femenino, que todos los problemas se generan desde el No Amarse.

Así es que estoy elaborando una ruta de trabajo que entregue las herramientas necesarias para restaurar ese dolor, y reconstruirnos desde una base energética sólida que se sostenga en el tiempo, ante cualquier adversidad.

La importancia de esto no es sólo el cliché del “ámate a ti mismo”, o esa frase tan repetida últimamente cuando escuchamos que se termina una relación “es que si no te amas, cómo esperas que el otro te ame”. Esto es urgente de realizar y de activar porque jamás, hagamos lo que hagamos para buscar conexión espiritual, nunca lograremos el nivel verdadero y profundo si no activamos y habilitamos el verdadero e incondicional amor por uno mismo, ya que Dios con su amor infinito no habita allá afuera, como nos han hecho creer por milenios. El verdadero Amor de Dios y toda su magia habita justamente adentro: Si no atravesamos el Amor Incondicional por nosotros mismos, jamás llegamos a conectar realmente con la Divinidad.

Por ello es que me encuentro hilando todos los ejercicios que me han servido a mí para reconstruir mi energía que fue aniquilada no sólo por el desamor circundante de ésta vida, sino desde hace varias vidas atrás.

Lo que me ha permitido la apertura total de mis memorias, será ahora puesto en conocimiento de todos quienes deseen recuperar y sostener su verdadera esencia, desde un Amor sólido y fuerte, que expanda la Luz del corazón a todos los rincones de la Galaxia y que derrita toda la retorcida historia de vida que hayas tenido que vivir hacia atrás.

Estaré avisando sobre este taller en los próximos meses, dentro de mis tiempos disponibles.

Namasté!

Eclipse Total de Sol

Desde los orígenes de nuestra humanidad estos sucesos han capturado la atención del humano, en especial porque antiguamente no había cómo predecir estos eventos y de pronto, como de la nada, se oscurecía el cielo y no entendían mucho lo que estaba ocurriendo con los dioses del cielo, nuestros astros que alguna vez fueron sagrados.

La vida seguía y como que no pasaba nada, pero después (semanas o meses después) empezaban a notar extraños sucesos: Enfermedades inusuales en personas sanas, plagas que arrasaban con pueblos, excesos de violencia o negatividad, accidentes, la muerte inexplicable de cultivos, animales y tantas cosas más …

Luego, más adelante, ya entendían un poco más los efectos y se ocultaban durante la falta de luz solar porque ya habían aprendido que un evento así podía producir estragos en el entorno.

Y así, cada vez más adelante en el tiempo, avanzamos hacia la creación de industrias y ciudades de cemento, y nos fuimos alejando de la tierra, dejando a los abuelitos sabios mayores que guardaban en sí esta información, olvidados en el campo para nosotros entrar a la urbe a producir sin parar como máquinas generadoras de recursos. Nos agarró un ritmo tan intenso, que nos olvidamos y nos desconectamos de esa sabiduría milenaria ancestral tan arraigada a los procesos naturales de la tierra, y nos apartamos del contacto álmico con el mundo invisible de la Energía, que es al final lo que somos.

Hoy, ya tremendamente desconectados, creemos inocentemente que un eclipse total de sol es un gran espectáculo: Preparamos todo tipo de cámaras, recibiendo ofertas imperdibles de empresas fotográficas … En la tele pasan comerciales super atractivos que dicen cosas similares a: “Ven a vivir la oscuridad” … Los hoteles en Valle de Elqui están colapsados para el 2 de julio y todos muy vanagloriados exclaman que lo verán desde “el mejor lugar del mundo”.

Yo misma estaba lista para comprar los lentes super especiales, a punto de caer en la trampa de la matrix, hasta que mi Guía me dice: “Carolina, detente, cancela esa compra, te lo voy a explicar desde el entendimiento de la ENERGÍA”.

Y es así de sencillo: Un eclipse total de sol es el rebote de la sombra de la humanidad, sobre nosotros mismos. Es decir, lo peor de nosotros cae de vuelta sobre nosotros mismos.

Esto significa que, si tu propia energía está débil y permeable, recibes un baño literal de oscuridad, con toda la potencia fantasma de la densidad humana. Para exponerte a verlo, tu energía debe estar completamente fuerte, y se debe haber activado ya el Cuerpo de Luz que brille y expanda una vibración de Amor Altísima: la Consciencia Crística que es la energía más alta en nuestro plano dimensional terrestre. Sólo en esa alta frecuencia, es posible que un eclipse no te afecte en absolutamente nada y tu energía se mantenga incólume.

Es que la Luna no tiene luz propia; refleja la luz del sol. El sol, que es la Fuente Dadora de Vida, envía energía de alta vibración a la tierra y a todos nosotros en ella. Esta Luz llega a nosotros y al entrar en nuestros cuerpos energéticos arrasa con todo lo denso que habita en nuestro vehículo físico. Todo lo denso en nosotros está constantemente saliendo de nuestro campo a medida que recibimos Luz, exactamente igual como cada una de nuestras células ingresa nutrientes a su campo y expulsa sus desechos, o en una mirada más intermedia: exactamente igual que con nuestro cuerpo físico que debe eliminar los desechos tóxicos alimenticios que al cuerpo ya no le sirven. Claro: nosotros podemos ir y tirar la cadena, y el desecho desaparece como por arte de magia de nuestras vidas; es fácil y automático a nivel físico y práctico (todos sabemos tirar la cadena, hasta los perros y los gatos lo hacen si son correctamente entrenados), pero … a nivel energético toda esta densidad expulsada debe ser transmutada y disuelta para que no quede flotando por ahí en nuestro entorno inmediato.

Es ley que nada se crea y nada se destruye, sólo se transforma.

El punto es que … no todos hemos activado nuestro poder de transmutación o ni siquiera sabemos cómo hacerlo; entonces, toda esa densidad que sale de cada individuo queda como flotando en nuestra realidad invisible sobre la superficie terrestre y esto es lo que vemos en acumulación de residuos en el cotidiano de nuestro mundo: Es cosa de ver cómo estamos llevando este mundo para ver el nivel de densidad negativa en la que todos, en este gran colectivo, estamos vibrando aún. Por muy buenas personas que creamos que somos, vivimos rodeados y estamos siempre expuestos a toda esa negatividad circundante en la superficie de nuestra tierra. Esa densidad es creada por los residuos de cada una de nuestras sombras individuales, que agrupadas y acumuladas forman una capa de vibración de muy baja densidad, aún poco transmutada.

Y así ocurre entonces que, formando parte de este interesante y diverso colectivo, cuando la luna pasa bloqueando la Luz del Sol, lo que la luna recibe es toda la SOMBRA generada por nosotros mismos y eso lo devuelve sobre nosotros durante ¿cuánto? ¿4 minutos? … 4 minutos suficientes de un baño total de oscuridad que puede empezar a tener efectos sobre cada individuo según cuánta sombra haya dejado pasar a su campo energético.

Personalmente, creo que hay que recuperar con urgencia la sabiduría ancestral, por eso estoy publicando, para quien desee resguardar su ENERGÍA y cuidarse de estar expuesto o de exponer a los niños que más encima pueden llegar y mirar afectando la vista, si no son supervisados.

Por favor: Ningún niño expuesto sin un adulto coherente y consciente a su cargo.

Para empezar, abstenerse de tomar decisiones importantes.

Tomar muchísima agua limpia, más que nunca en el año, para drenar rápidamente cualquier energía estancada que haya permeado.

Meditación: Conectarse a la fuente un rato antes y no salir de la fuente hasta un rato después.

Interior, no exterior. Cortinas cerradas, sin luces artificiales. Y hasta aplicarse al método crítico paranoico de Dalí: desenchufar toda corriente eléctrica artificial porque por ahí circula mucha energía densa.

No cargar aguas para después beber, ni cristales, ni gemas, ni talismanes, ni barajas.

Y luego ir a dormir muy temprano, que ahí nuestros ángeles nos restauran de inmediato todo lo que se haya desajustado y es el lapso de nuestro tiempo en que el cuerpo físico recompone su memoria celular.

Total qué tanto, si después lo pasan por la tele y estará en todos los diarios, y todos tus amigos de redes sociales habrán publicado fotos increíbles al punto de no poder decidir cuál foto es la más grandiosa.

En tiempos de oscuridad … ir hacia adentro a encender la Luz.

La activación real, verdadera y profunda es hacia adentro.

Feliz tiempo de cambio.

Namasté

2 de julio 2019, 4:44 pm Valparaíso.

Transmutación Energética

A medida que avanzo en el entrenamiento espiritual intensivo al que he estado sometida en los últimos años, voy entendiendo mejor ciertos sucesos energéticos que antes estaban velados a mi conciencia, y que siento como deber compartir en esta página, porque no creo que yo sea la única persona del mundo a quien le ocurren estas cosas. Sé, por mi experiencia en sesiones, que somos muchos más de lo que imaginamos, quienes podemos transmutar directamente la energía de nuestro entorno, y mientras más lo entendamos y lo asimilemos como una misión a nivel consciente, menos dolor y desastre vamos a ir teniendo en nuestras vidas.

Ayer fui a la reunión de mi grupo de Lunas Nuevas a la casa de una de ellas, que nos pidió asistir allí porque su madre está delicada de salud. Cuando abrazo a la dueña de casa me dice que su madre pasó muy mala noche. Entramos por el primer piso, y me invitó a saludar a su madre, una señora exquisita, encantadora, y muy calentita. Un momento después de saludarla y sentir el calor de su cuerpo, empiezo a sentir un dolor inmenso en el vientre hacia mi lado derecho.

Al principio no entendía por qué me había empezado a doler el vientre, si ya llevo mucho tiempo siendo muy rigurosa con mi alimentación y durante el día no había tenido distracciones con ello, todo debía estar en orden.

Un rato después, mientras nos acomodábamos, me entero que esta señora pasó la noche con malestar abdominal agudo, porque comió algo que no le hizo bien a su diverticulitis, así que su dolor fue inmenso.

Ahí comprendo la situación: Apenas le toqué la mano y puse mis labios en su mejilla, se activó en mi campo esta máquina de transmutación energética que he traído desde mi nacimiento, y que antes, durante toda mi infancia y mi desarrollo hacia la adultez, nunca pude entender cómo funciona ni cómo manejarla a beneficio de todos.

Por primera vez me siento en condiciones de explicar cómo funciona, desde mi vivencia, que puede ser muy similar a la de otros, sobretodo de quienes pertenecemos al Rayo Violeta.

Somos seres de energía habitando un vehículo físico de encarnación.

La neurociencia lo llama Neuronas Espejo, que se activan al entrar en contacto con el campo energético de otro ser humano, debido a un alto nivel de percepción empática de tipo instintiva. Debido a esto, el dolor del otro suele sentirse en el lado opuesto del vehículo físico.

También le llaman Sinestesia, que en psicología, biología o aprendizaje cognitivo, tiene que ver con la alta percepción a los estímulos del otro. Este término me ayuda a entender cómo funciona, pero no me convence del todo, puesto que muchas veces he recibido dolores de otros que no me han provocado ningún estímulo presencial directo.

Otro modo de llamarlo es Catalización. Este término lo uso a veces con otras personas para referirme al movimiento energético, pero no estoy segura si coincide del todo con lo que yo siento que realmente ocurre en el proceso en cuestión.

Para mí, que trabajo en contacto con el mundo espiritual invisible, me acomoda más llamarlo Transmutación Energética, y en base a lo que me ha sido explicado en mi intensa disciplina de conexión diaria, funciona de la siguiente manera:

El amor de la cámara secreta del corazón (algo así como el quinto ventrículo cardíaco), reconoce las vibraciones de su misma frecuencia sin que se filtre necesariamente por la conciencia si estamos en modo cotidiano. Al entrar mi campo energético en contacto con el campo energético de otro ser humano que coincida en vibración, se activa de manera automática un tubo de luz violeta que recorre mi espina dorsal e invade todo mi campo, instalando en mi vehículo físico el dolor del otro, para que, mientras duele, los guías o seres de luz que asisten a esa persona puedan trabajar en la restauración energética dentro de mi cuerpo físico como si fuera un holograma del otro, puesto que a veces, no pueden ingresar directo al cuerpo de la persona en cuestión por estar su cuerpo físico bajo efecto de ciertos medicamentos o sustancias químicas que alteran su vibración natural donde ellos no pueden habitar.

Lo hermoso es que ahora me avisan: Tranquila, este dolor no es tuyo, viene de allí, respira, estamos trabajando. La otra persona ni se entera de este proceso porque yo he aprendido a guardar absoluto silencio al respecto para no causar conmoción. Esta sutil e invisible comunicación con los otros planos de asistencia es lo que me permite mantener mi sistema nervioso en equilibrio de modo que sin afectar mi propia energía, puedo continuar con la reunión, comer algo, tomar un té, y concentrarme en mis actividades mientras la Luz realiza su trabajo, hasta que el proceso está completado. Todo esto es de modo inconsciente a consciente.

Al revés, de modo consciente a inconsciente, es cuando alguien viene a una sesión de energía, y yo realizo desde la conciencia un movimiento energético de conexión directa para ajustar sus Chakras, o activar los cristales en Tameana, para que la Luz pueda realizar su trabajo de transmutación a través de mi flujo de energía inconsciente.

En ningún caso opero yo misma la situación, yo soy sólo un canal, un envase energético que propicia una energía determinada para realizar el movimiento de Luz que la persona necesita.

Nos leemos los unos a los otros por energía: La energía es nuestro primer y real contacto.

Me alegra muchísimo llegar a este punto de mi desarrollo espiritual en que lo puedo entender y trabajar, pues durante todo el desarrollo de mi vida, sufrí innumerables episodios de dolor físico y emocional que perturbaron mi psique por completo, cerrándome a mi misión espiritual interna y al rol que ocuparía mi alma en esta encarnación.

Ello explica por qué en algún punto de mi vida dejé de asistir a cumpleaños, fiestas, y eventos sociales varios, por ese desgarrador miedo a volver a estar expuesta a las energías de otros seres humanos que pudieran provocarme tanto dolor. Sin duda, un vehículo como el que yo -y muchos otros sanadores- estamos habitando, requiere muchas veces el tener que transitar por un camino solitario para llegar al autodescubrimiento de esta brutal herramienta de transmutación, que para mí, en esta etapa, pasa a ser una Tecnología Energética aplicable a muchas situaciones de nuestra vida.

El último episodio fuerte que recuerdo fue en el verano pasado, cuando asistí a un paseo en el que una amiga me mencionó todo lo que estaba viviendo su familia con respecto al dolor físico de su madre, y al llegar a casa esa noche, estuve cerca de dos horas padeciendo cada uno de sus síntomas con mucha intensidad y en completo silencio. Al saber que aquel dolor no me pertenece realmente, sino que viene a mí para ingresar a este tubo de luz, entonces apago mi resistencia egoica, pongo mi mente en modo descanso, comienzo un trabajo de respiración profundo y activo mi voluntad en ayudar a que el proceso sea como Dios estime conveniente.

Completamente a Su servicio y al de todas las almas que necesiten conexión.

Que la Luz de la Llama Violeta restaure todo lo que necesite ser restaurado en la tierra.

Madres-Padres y sus Hijos e Hijas

No había tenido tiempo de sentarme a escribir. Han pasado muchas cosas importantes, y hemos tenido muchas sesiones entre medio.

Hay sesiones muy tranquilas, muy felices, muy asombrosas y contentas. Y hay otras muy dolorosas, muy emotivas, muy dramáticas, en que a veces me pregunto: ¿cómo pude yo, un ser insignificante, sostener en alto un proceso tan profundamente doloroso para alguien? Entonces recuerdo que no soy yo, que son vuestros propios guías quienes hablan a través de mí y son ellos quienes sostienen los procesos emocionales de mis consultantes.

Yo sólo los amo a todos cuando vienen, sean como sean, traigan lo que traigan, los amo con toda mi alma, y abro conscientemente mi corazón para que puedan entrar en mi cuerpo físico todos los seres de Luz que estén asistiendo sus procesos internos. Este es mi modo de Canalización.

Y en las últimas sesiones se repitió un tema muy duro, que es del que quiero hablar hoy. Pues vinieron seguidamente unas personas, cuyos Arcanos se repetían. Como oleadas de mar: A veces pasa que ciertos arquetipos llegan a esta orilla y trabajamos esos mismos temas de modo individual, pero sin saberlo estamos ajustando un colectivo mayor.

Me llamó la atención que esta combinación arquetípica era una de las más complejas de llevar, y todas traían un tema en común: La relación con sus hijos.

Primero revisamos la información del consultante de modo individual, y explicamos los procesos del alma.

Luego, revisamos la información del alma de sus hijos, y es tan increíble para estas madres el poder mirar con mayor profundidad qué es lo que está ocurriendo en sus retoños. Ojalá, de verdad digo que ojalá, todo padre o madre pudiera saber en profundidad qué está pasando con sus hijos, para poder guiarles correctamente hacia la Luz.

El problema es que estamos atrapados en una matrix en que necesitamos tener cierto control y queremos llevar a nuestros hijos a NUESTRA información porque juramos de guata que esto será lo mejor para ellos. El hijo o hija comienza siguiendo esas pautas pero luego se empieza a alejar de su propio contrato álmico y empieza a manifestar incomodidad, rechazo, soberbia, desgano, desmotivación, desinterés, porque en algún nivel SABE que está yendo hacia un futuro que no le pertenece a su información del alma.

Cuando madre o padre se abre a entender que el hijo o hija necesita otras cosas para su proceso evolutivo, y se respeta, se honra y se actúa en consecuencia con esa información, accedemos a una vida de armonía, salud, y bienestar.

El Tarot es mágico en esto. Es una guía poderosa de entendimiento que aporta orden, claridad e integridad.

Pero más que todo esto, lo que quería dejar escrito, es cómo este adulto consultante se quiebra en llanto, cuando logra visualizar, ver, entender, comprender, que todo y absolutamente todo lo que está odiando y detestando de su hijo o hija es EXACTAMENTE lo que ellos deben hacer para sí mismos, y que al final sus hijos, tan rebeldes, lo que han hecho es mostrarles la ruta de acción que a ellos los liberará de un camino oscuro para llevarlos a su propia LUZ.

No siempre esto es así, así es que esta famosa y actual ley del espejo de la que tanto se habla, no siempre se aplica a todos los casos, pero me llamó la atención cómo esto se repitió en varias sesiones consecutivas, en que el tema central al final era: La rebeldía de los hijos como maestría.

El trabajo espiritual entonces, es uno de los más difíciles de llevar cuando somos madres o padres: Empezar a reeducarme a mí mismo en utilizar mis palabras y mis acciones acorde al proceso DEL OTRO y no del mío, para derretir las resistencias con amor, y desde ahí tomar al otro como un maestro de mi vida, y no como alguien a quien tenga que enseñarle yo. Es duro porque es la destrucción del ego, y el ego siempre se va a resistir a dejar de existir, pero cuando lo vamos logrando, hay magia.

Realmente es magia en todo su esplendor.

Me honra poder realizar este trabajo tan profundo, tan consciente, tan particular y único, y saber que en completo silencio y en casi absoluto anonimato, lo que mis guías y yo estamos haciendo es poner Luz en estos corazones. Extraemos la tristeza y la convertimos en una visión de alegría, porque la vida no es para sufrir:

La fiesta está en la Tierra.

Námaste

Navidad

La vida tiene un ciclo muy ordenado.

No importa si uno cree o no cree, o si los datos históricos confirman o no la existencia de este niño, ni si la iglesia ha hecho o no las aberraciones que ha hecho.

Todo eso sin duda forma parte de nuestra realidad pero queda muy por debajo del hecho de que al menos, una vez al año, tenemos la oportunidad de revisar nuestro pesebre principal:

Padre, madre, nuestro niño interno, la buena estrella, y las tres principales bendiciones de la vida: Nuestra materia, nuestra protección y nuestra sabiduría.

Si lo pasamos por alto, nos perdemos cada año la oportunidad de ir integrando en orden los procesos del alma y a la larga, la psiquis se va desordenando.

Que cada quien asuma sus propias consecuencias.

Feliz Navidad a todos y cada uno de mis hermanos humanos ...

Caballito Blanco

Esta información me ha llegado en sueños. O en verdad, justo en el momento en que estoy por entrar al sueño definitivo, cuando mi guía me dice fuerte y claro: "Escucha ésto" ... y se pone a cantar el Caballito Blanco con una dulzura infinita:

Caballito blanco
llévame de aquí
llévame a mi pueblo
donde yo nací
Tengo tengo tengo
tú no tienes nada
tengo tres ovejas
en una cabaña
Una me da leche
otra me da lana
otra mantequilla
para la semana

Me la cantó hasta ahí. Yo le digo que esto sigue, que es más larga que esto, y me dice: "Hasta aquí". Luego me la explicó línea por línea:

El primer párrafo habla del mundo celeste:

Caballito blanco ... El caballo simboliza el alma humana. Es lo que llamamos alma, guía espiritual, ángel de la guarda, o como cada quien quiera llamarle. Es la fuerza que te contiene, que te impulsa en tu viaje, y es blanco porque es parte de la fuente original, esa luz divina perfecta y pura que ha creado todo lo existente en el Universo y que te protege.
llévame de aquí ... Esta frase tiene que ver con un deseo muy profundo de todos: Todos nosotros, en algún muy profundo nivel, ansiamos salir de este planeta tierra donde ocurren tantas calamidades. Es un deseo psíquico colectivo del que todos formamos parte, lo reconozcamos o no, y además, es la primera tendencia instintiva: arrancar en sentido contrario cuando las cosas van mal.
llévame a mi pueblo ... Este deseo de irnos tiene como objetivo volver a la casa del Padre, a la Fuente original, y retornar nuestra chispa de Luz al gran foco principal, a la conciencia del Todo. Esto habla de la desconexión espiritual que todos sentimos cuando llegamos a encarnar en la tierra.
donde yo nací ... Todos hemos nacido de esa fuente original, todos somos parte de esa Luz, y ansiamos retornar a ese lugar al que sí sabemos que pertenecemos, pero que no recordamos. Todos tenemos el mismo origen, ese lugar en el que todos somos hermanos.

El segundo párrafo habla del mundo terrestre:

Tengo tengo tengo ... Este es un código terrestre muy inserto en este planeta. Acá sabemos que hay que tener muchas cosas para hacer valer nuestra identidad como seres humanos. Nos pasamos la vida entera corriendo, juntando dinero, accesorios, bienes, posesiones, porque aquí el código que opera es el código del deseo y la posesión: Tener por tener, para ser quien soy.
tú no tienes nada ... El caballo, el alma, el guía, o el ángel de la guarda, no tiene nada de lo que nosotros creemos valioso acá en la tierra. Este caballo no necesita de nada porque está en contacto directo con el todo, es el alma humana invisible, y opera sus funciones en el plano psíquico espiritual muy alejado de la materia. El alma no tiene nada, pero lo contiene todo; es parte de la sabiduría universal.
tengo tres ovejas ... Esto se refiere a las tres llamas espirituales en una: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Son tres fuerzas que operan juntas. La oveja representa la paz espiritual que todos tenemos dentro pues esa paz proviene del amor infinito que todo lo sostiene. Tiene que ver con la ingenuidad, el rebaño y la docilidad para seguir al amo. En el fondo, lo que nos están diciendo en que la paz que tanto buscas ya está dentro de ti, multiplicada por tres, y que esa paz se obtiene cuando sigues a Dios, al creador, al universo, al gran padre central.
en una cabaña ... La cabaña es el cuerpo físico, el templo y la sede terrestre del alma. Debemos cuidar nuestra cabaña al máximo, pues sin ella, no tenemos oportunidad de evolucionar en esta tierra. Es el hábitat en que encarnamos, y donde se encuentra todo lo que hemos venido a aprender y desarrollar en esta tierra.

El tercer párrafo habla de cómo combinar el mundo celeste con el mundo terrestre:

Una me da leche ... La leche es el primer alimento de un bebé recién encarnando en este mundo. La leche es el flujo de ese contacto directo con Dios, que recorre los senos de la madre dadora de vida, para que este nuevo ser pueda expandirse y vivenciar la tierra. Símbolo de energía espiritual e inmortalidad. Esto es para explicar que una parte de la paz inmortal que buscas, la obtienes a través del alimento espiritual.
otra me da lana ... La lana representa el abrigo, el cobijo, el calor, el bienestar corporal. Esto se refiere a que parte de esa paz que todos buscamos la encontramos en sentirnos cobijados por la fuente original. Entender que por ser hijo de Dios, estás totalmente cubierto, templado, y cobijado por esta Luz divina.
otra mantequilla ... La mantequilla es el aceite que todo lo suaviza, que permite que los alimentos no se peguen en el sartén, y que integra alimentos aparentemente opuestos para crear un sabor mayor. Todo es suave y fluido cuando estás en el camino espiritual siguiendo el viaje de tu alma. Representa la palabra de Dios.
para la semana ... En tu día a día, en tu orden, en tu planificación, en tu estructura. Si puedes aceptar estas tres ovejas en tu vida cotidiana, y dejar que sea tu alma quien te guíe en el camino, entonces ya estarás volviendo al lugar al que perteneces, te pondrás en la corriente de la magia que el Universo tiene preparada para ti, y tu vida irá elevándote cada vez más, a nuevos niveles de conciencia.

Dice: "No podemos explicarle todo esto a un niño, por eso alguien canalizó antes esta canción, y la hemos cantado por muchas décadas, pero a los adultos después se les olvida, la dejan de cantar cuando sus hijos crecen y se alejan de sus propios caminos espirituales creando desorden y confusión en sus vidas. Escríbelo, para que ayudes a los adultos a mantenerla en la conciencia, y para que las madres que están a cargo de los bebés que están llegando a la tierra, la puedan cantar con todo sentido".

Arcano El Sol

El niño va sobre su caballo abriendo los brazos a la experiencia humana, diciendo sí a la vida, con absoluta confianza en su existencia.

Aprender a vivir una vida guiada

Todos tenemos una voz interna adentro, que habita esperando que hagamos conexión. Es una fuerza lumínica de alta vibración que pertenece a la fuente original, una pequeña chispa de luz que arderá como una gran llama a medida que la vayamos reconociendo. Esa voz, que algunos llaman intuición, otros llaman guías, o angelito de la guarda, es la fuerza que nos impulsa a cumplir con los procesos de nuestra alma, cuidándonos, y custodiando nuestra integridad, pero también, nos empuja a veces a vivir fuertes dolores en esta tierra para captar nuestra atención cuando no le escuchamos y nos alejamos demasiado de quiénes somos, cuando algo sentimos pero hacemos caso omiso de lo que nos quiere decir, cuando percibimos un algo y sabemos que debemos actuar de determinada manera pero actuamos hacia lado contrario. Ahí es entonces cuando surge el dolor, porque el dolor te muestra lo que no es, lo que está vibrando bajo, lo que te aleja de esa fuente original, y esta chispa de luz va a querer siempre que retornes a ti, que recuerdes quién eres, y que te pongas en el camino de tu propia evolución. Este es el gran empuje invisible por el que todos atravesamos.

Es vital, para el correcto desarrollo de tu alma, que empieces a sintonizar con esta fuerza interna, que te dejes guiar y te dejes llevar, cada vez más, hacia todo lo que te sugiere, te muestre, te avise, o te indique como acción o palabra. Hay que dejarle habitar, darle curso para expandirse desde el centro del corazón hasta envolver toda la tierra y más allá, porque al igual que la llama de una sola vela que llega al infinito, estás aquí para iluminar, para traer más Luz a esta tierra.

¿Cómo se hace?

Se activa primero, creyendo en ti. Aprendiendo cómo funciona tu vehículo físico, y haciendo las cosas por las que te sientes empujado. La clave para diferenciar si es realmente tu guía interno o es alguna otra entidad o producto de tu imaginación, es discernir constantemente, en que todas esas cosas por las que te sientes empujado, te hagan sentir bien, te lleven a un estado de paz, y no hagan daño a los demás a tu alrededor. El llamado será siempre al bien de todos y respetar el libre albedrío de otros es lo mismo que este guía hará contigo y todo el entorno, porque no habita desde la zona del ego o las bajas pasiones humanas, habita en la fuente expansiva, donde sólo existe el amor que ha creado todo el universo.

Por eso es tan importante el estar revisando siempre cómo me siento, porque desde esta guía siempre te sentirás bien y nunca jamás te sentirás solo. Hay que revisar constantemente qué estoy pensando porque todo pensamiento negativo se puede disolver llevándolo a positivo, y esto va a ir modificando cada vez más tu realidad. Te ampliará la perspectiva y te pondrá en el camino, a medida que escuches ese sabio susurro en tu oído y actúes en consecuencia en tu día a día.

Esta guía interna elevará tu vibración y te hará recomponer tu vida al máximo para que retornes a tu propia luz, porque es Tu Luz, lo que el mundo necesita.

Esta es la gráfica del camino al que te empujará el alma: Desde lo más bajo, te enseñará como subir tu nivel de vibración, pero debes aprender a dejarte guiar por su sabiduría en este proceso. Recuerda que no estamos aquí exactamente para nosotros beneficiarnos del mundo, sino para que este mundo se beneficie de nosotros, y eso se logra activando tu propia luz y compartiéndola expansivamente con otros. El mundo te necesita, sigue tu intuición.